INTRODUCCIÓN.-

Inmersos en la Era del Conocimiento (1950-2050) y las olas de progreso de la Humanidad, el artículo es el primero de la trilogía siguiente:

  1. OLAS DE PROGRESO
  2. ETAPA INFORMÁTICA Y DIGITAL
  3. CAMBIOS ACTUALES  Y ELUCUBRACIONES FUTURAS

donde se realiza un recorrido analítico por diversas predicciones escritas desde los años 1970 hasta finales del siglo XX , para terminar haciendo elucubraciones sobre las perspectivas dentro del siglo XXI , con la explosión exponencial de la comunicación global y la progresiva utilización de las nuevas tecnologías y su incidencia en la evolución de la Humanidad.

1.-OLAS DE PROGRESO DE LA HUMANIDAD.-

La tragedia del ser humano es que nunca hemos llegado a comprender toda nuestra  potencialidad y la utilización del mundo y sus recursos. Que sepamos han transcurrido por lo menos 8 millones de años con homínidos en nuestra tierra, sin embargo, solo hace 10.000 años surgió la primera ola del progreso que supuso un salto apreciable para el progreso de la humanidad.

La misma fue la Agricultura, cuya transcendencia fue brutal, cambiando del concepto tribal y nómada a la familia y apego al territorio como aporte a la necesidad de agricultores y terreno.

La llamada Revolución Industrial marcó los siglos IXX y XX con otros cambios drásticos que hicieron resurgir la emigración del campo a las ciudades y la aceleración de la comunicación física e intelectual con nuevos y más rápidos sistemas de transporte y medios de comunicación escrita y verbal.

Por último, tenemos la ola o era en que me ha tocado vivir, a partir de la década de 1950, con la irrupción de la informática y tecnologías TIC que han catalizado exponencialmente la difusión del conocimiento, junto a  la comunicación e  interrelación global y virtual del talento, lo cual ha desarrollado innovaciones en el campo de las ciencias y medios de transporte terrestre y espacial. Esta Era del Conocimiento empezó con una fase claramente informática con la utilización de los ordenadores.

Como gráfica representativa de las olas del cambio mencionadas adjunto una diapositiva power point donde se comprueba el desarrollo del progreso en la humanidad, con sus hitos mas relevantes y las interrelaciones entre las culturas  y su globalización final.

Descarga olas_progreso

Asimismo en otra representación power point  que incluyo a continuación, vemos las fases del progreso de la humanidad ,con un gráfico progreso-tiempo.

Descarga progreso_tiempo

A resaltar, que al final solo consideraremos tres grandes saltos u olas, a saber:

  1.  la Agrícola (10.000 años) ,
  2. la Tecnológica(200 años)
  3. la del Conocimiento (posiblemente 100 años).Esta última se descompondrá en tres subfases desde 1950: informática (1950-2000), de la comunicación(2000-2020) y del propio conocimiento, para llegar al año 2050, después de solo 100 años de progreso. Seguidamente, a partir de mediados del siglo XXI,  vislumbro una era u ola  de paz y desarrollo, en tanto y cuanto, se descubra una fuente de energía limpia, infinita y fácilmente amortizable, lo cual permitirá convertir a la tierra en un vergel y sacar de la pobreza a todas las zonas que aun estuvieran sin desarrollar.A partir del 2100, todo es previsible, aunque por mi parte me inclino hacia una era de la espiritualidad en la que el talento, la no violencia y la ética sean los pilares del universo conocido y por conocer.

2.-VISUALIZAR EL FUTURO.-

Lo que nos depara el futuro. siempre me ha tenido alerta y receptivo para dar cuerda a mi imaginación y visualizar escenarios futuros , con lo que he ido ordenando mis ideas e intuiciones, algunas de las cuales he ido transmitiendo en alguno de mis artículos en la hoja informativa del Colegio de Ingenieros de Cataluña y revistas como Nueva Empresa , y en los siguientes posts de mi blog: “ Era de la Comunicación y el Conocimiento”, “La Comunicación cataliza el Conocimiento creando Competitividad “ , “Estructura organizacional para un sistema de “Comunicación Total” y “ El sistema empresarial en el siglo XXI”.

Incluso a finales del 2010 he abierto un grupo dentro de la red social de Linkedin-españa  titulado : “ Las 3 Cs: Comunicación+Conocimiento=Competitividad” , con el objeto de promover un debate sobre  las predicciones que nos depara el futuro dentro de este siglo XXI.

Como exponente de uno de los miedos al cambio de mucha gente seguidamente os presento uno de los comentarios a uno de mis post y mi respuesta al mismo:

Comentario: <Según los indicios que tenemos y la tendencia que hemos seguido durante los últimos años, todo apunta a lo que comentas. Pero también hay que tomar en cuenta que tanta globalización, tanto conocimiento y tanto cambio está haciendo mella en las personas a nivel individual, y que afecta seriamente al colectivo y a las organizaciones. Nunca en la historia había habido tantas depresiones, preocupaciones y males del alma. Este aspecto es el contrapunto de la balanza. Si bien el conocimiento genera riqueza, el conocimiento y el saber lo han de gestionar las personas. Si las personas no pueden absorber tanta cantidad de información, está sometido a grandes presiones, a tantos cambios, a abarcar muchas cosas en poco tiempo, y abarcar nuevas cosas después… se termina con el valor más importante: el hombre.  Yo vaticinaría una crisis de capacidad del hombre. Llegará a su límite, y empezaremos a vivir una era de espiritualidad y de equilibrio. Las organizaciones comenzarán a dosificar estos contrapuntos en la balanza para el bien de la propia organización y de las personas que la forman.>

Mi respuesta: < Ante todo, muchas gracias por tu lectura y comentario. Pienso que la humanidad ha vivido épocas más dolorosas y turbulentas que las actuales. Es cierto que las personas tenemos un límite de capacidad en asimilar el conocimiento exponencial que estamos recibiendo en esta era de la comunicación. Intuyo que, así como gracias a los nuevos medios de comunicación física e intelectual vemos la realidad de un mundo globalizado, también las personas tienden a la especialización, bien individualmente o en agrupaciones o equipos de trabajo. Ante las olas del progreso la civilización irá sometiéndose a los cambios sin remedio por mucha resistencia que trate de obstruir su implantación .Así como se derrumbó el muro de Berlín y los estados comunistas, irán cayendo, paulatinamente, todas las barreras que se encuentren en su camino. Vamos hacia un mundo de consejo de ancianos con poder en las mujeres, controlando la violencia, enseñando y ayudando a las zonas menos desarrolladas a incorporarse a una mayor calidad de vida y, por supuesto vigilando exhaustivamente la ecología y sostenibilidad. El mayor conocimiento hará que las personas sean más razonables, preparadas, sociables y creativas, ya que la humanidad pese a todos los avatares seguirá progresando hacia un mundo más civilizado y ético. Por mi parte siempre creeré en la bondad de las personas y en su capacidad de mejora, en tanto y cuanto se les dé una oportunidad de formarse y trabajar libremente. >

3.-LIBROS QUE PREDIJERON EL FUTURO EN EL SIGLO XX.-

Desde  siempre,  he ido leyendo diversos libros y artículos analizando y prediciendo nuestro futuro sujeto a numerosos cambios drásticos y turbulentos.

Entre los mismos citaré a  “El desafió americano” de JJ.Servan-Schreiber(1968). Mas tarde, ya en 1975 me impactó “El shock del futuro” y “La tercera ola” (1980) de A.Toffler, junto a “El desafío informático” (1982) de B.Lussato., aunque  el  que cambió mi reflexión y visión  estratégica a partir de 1985  fue “En busca de la excelencia”  “Pasión por la excelencia“(1986) y “”Reinventando la excelencia“( 1993) de T.Peters, .También  citaré a “La primera revolución mundial“(1991)de A.King y B. Schneider sobre el informe del consejo del Club de Roma. Por último otros dos interesantes han sido “Competir en la tercera ola (1998) de J. y T. Hope y el de B.Gates “Los negocios en la era digital“(1999).

Seguidamente en otros dos artículos de mi blog voy a seguir comentando  las opiniones vertidas en los libros citados anteriormente, tratando de comprobar la realización de sus previsiones y su visión de futuro para analizarlas y ver cuáles han sido alcanzadas y las que faltan o están en camino de suceder, haciendo mis propias predicciones para el devenir del siglo XXI.

3.1.-EL DESAFÍO AMERICANO.-

Empezaré con “El desafío americano”, (1968) donde  JJ.Servan-Schreiber trató de advertir a los europeos de la superioridad y  colonialismo americano en inversiones y tecnología  para  la investigación, el desarrollo y la  innovación, además de un mejor sistema de educación que  creaba un mayor número de ingenieros superiores, produciéndose, por tanto, un gap tecnológico, que podría repercutir negativamente en la competitividad de la Comunidad Europea.

En el capitulo III que trata de la sociedad post-industrial, mencionaba un estudio del Hudson Institute sobre la situación mundial después de 30 años, es decir a finales del siglo XX.

En sus predicciones acertó plenamente en predecir el cambio en las actividades económicas, con la superioridad del sector de servicios y el que llamaron cuaternario compuesto de las empresas de I+D, las ONG y las dedicadas a la difusión cultural en exclusiva.

También previeron el crecimiento de la cibermética en la industria, un salto cualitativo en los sistemas de educación, así como que el tiempo y el espacio no serian problemas para la comunicación, lo cual es cierto gracias a las tecnologías TIC, internet y las mejoras en el transporte.

Realizaron una clasificación de los países según la renta per cápita de sus habitantes y estimaron lo que depararían los siguientes 30 años, apostando por el surgimiento de Brasil,  China e India, pero sin prever la unificación de Alemania, el cambio político de la URRS a Rusia y sus naciones  satélites.

Por tanto, tampoco escenifica el crecimiento de la CEE con países del Este. Menos aun los cambios de China, países africanos y de Oriente y las tensiones fundamentalistas actuales. Junto a los últimos levantamientos de los pueblos musulmanes en contra de sus regímenes dictatoriales y corruptos.

Respecto a la jornada laboral, pensaban que a finales de siglo se tendrían solo 7 horas en 4 días de trabajo, con 13 semanas de vacaciones, lo cual esta aun por verse incluso en los países mas desarrollados.

Por otro lado, acertaban diciendo que la innovación es la fuente principal de beneficios, considerando como primer factor de desarrollo económico al progreso en la educación y, por tanto, del conocimiento. Así mencionaban la frase: “Si das un pescado a un hombre, se alimenta una sola vez; si le enseñas a pescar, le alimentaras toda la vida”.

A resaltar como mencionan lo expuesto por R. Mc Namara en 1967 en una conferencia, cuando dijo que el papel esencial de un dirigente era enfrentarse inteligentemente con el cambio.

En realidad el “gap “tecnológico o de dirección, solo puede ser atacado en su raíz con la educación, desarrollando al máximo las capacidades del hombre.

Cuando visionan la América de la década de los 1980, predicen que la segunda revolución industrial (para mí criterio es la fase informática), seria marcada por el ordenador que sería la sinergia del progreso intelectual y del crecimiento económico, del pensamiento y del poder.

Dijeron como en ningún otro periodo de la Historia sufrieron tantos cambios nuestros modos de vida, nuestros sistemas de organización y de toda nuestra sociedad.  Además, el ritmo de transformación, predecían, que no haría sino aumentar en los siguientes 12 años.

Vieron el crecimiento espectacular de las urbanizaciones con un incremento en la densidad de población de las ciudades, y la automatización generalizada de la industria acompañada con la revolución informática y los cambios en los sistemas de educación.

Vieron como desde la invención de la escritura, por primera vez el hombre, tendrá la posibilidad de comunicar o transferir información utilizando simultáneamente los dos medios que tiene a su disposición: la palabra y la escritura., con lo que toda  la información existente la tendrá a su disposición.

Adelantaron la revolución tecnológica que empezaba con los ordenadores en tiempo real, las comunicaciones por satélites, los ordenadores personales y portátiles, la educación en continuidad, virtual o E-learning. Hablaron de sectores competitivos como la informática, la electrónica, la investigación espacial y la energía atómica.

3.2.-EL SHOCK DEL FUTURO.-

En cuanto al libro “El shock del futuro” de Alvin Toffler ,editado en 1975, cuyo título lo concibió en 1965, trata especialmente en adaptarse al futuro enfrentándose al cambio y su aceleración.

Citaré lo que se menciona  en el capítulo sobre “ la nueva Atlántida” en frase del Doctor F.N.Spiess.: “ El hombre podrá entrar y salir del mar, ocupándolo y explotándolo como parte integrante y utilizable del planeta para su recreo, para la obtención de minerales necesarios y comida, como vertedero de desperdicios, para el transporte y como espacio habitable”.

Vemos que esto sigue siendo bastante utopía, aunque todo llegara, aumentando la capacidad de adaptación del hombre.

A considerar lo que expone al  decir que los sistemas tecnológicos de mañana (rápidos, fluidos y automáticamente regulados) las máquinas cuidaran de la corriente de materiales físicos, y el hombre, de la corriente de información y de opinión.

Las máquinas realizaran, cada vez mas, las tareas rutinarias; los hombres, las labores intelectuales y de creación. Maquinas y hombres, estarán desparramados por todo el mundo y se relacionaran mediante comunicaciones extraordinariamente sensibles y casi instantáneas. El trabajo humano saldrá de la fábrica y de la atestada oficina para trasladarse a la comunidad y el hogar.

3.3.-LA TERCERA OLA.-

A. Toffler en su  siguiente libro : “ La tercera ola”(1980), ya nos dice en su introducción que su  libro es para los que creen que la historia humana , lejos de concluir, no ha hecho sino empezar. Dice que los cambios actuales (en 1980) no son independientes entre sí ni son fruto del azar.

El libro trata e de describir la vieja civilización, en la que hemos crecido, presentando una cuidada y vasta imagen de la nueva civilización que está haciendo irrupción entre nosotros, de tal manera, que el mundo que esta rápidamente emergiendo del choque de nuevos valores y tecnologías, nuevas relaciones geopolíticas, nuevos estilos de vida y modos de comunicación, exige ideas y analogías, clasificaciones y conceptos completamente nuevos.

Toffller se muestra optimista  mencionando que, con inteligencia y un poco de suerte, puede lograrse que la civilización que está surgiendo sea más sana, razonable y defendible, más decente y más democrática que ninguna que hayamos conocido jamás.

Nos dice que en su anterior libro “El shock del futuro” se  dedicaba sobre todo al proceso de cambio, no en su dirección, para, sin embargo centrarse más en la estructura del cambio en “ La tercera ola” , con lo que ambos libros se ensamblan entre sí siendo, de alguna manera, complementarios, aunque diferentes.

Cuenta cómo, cuando empezó a pensar en términos de olas de cambio que entrechocaban y se arremolinaban, provocando conflicto y tensión a nuestro alrededor, cambió su percepción del cambio mismo, ya que ninguna metáfora cuenta toda la historia desde todos los lados, y, por ello, ninguna visión del presente, y mucho menos del futuro, puede ser completa o definitiva.

En varios capítulos describe la primera y segunda olas de cambio, para inmiscuirse seguidamente en la tercera ola que nos ha tocado vivir.

Analiza la crisis de la energía, debida  a  que  aun se trata de mantener o ampliar la base energética de la revolución industrial de la segunda ola, cuando  se deberán buscar  nuevas fuentes de energía.

La base energética de la segunda ola se apoyaba en la premisa de no renovabilidad; procedía de depósitos altamente concentrados y agotables; descansaba en tecnologías costosas y fuertemente centralizadas; y carencia de diversificación, dependiendo de fuentes y métodos relativamente escasos.

La cuestión básica no es el precio del barril de petróleo  o la construcción de más reactores nucleares, sino que la cuestión fundamental es si puede sobrevivir alguna base energética diseñada para la sociedad industrial y asentada en los principios de la segunda ola, ya que la dependencia del combustible fósil o del uranio no puede continuar indefinidamente, por muchos yacimientos que se descubran.

Los países árabes y compañías petrolíferas lo saben…, y por eso es por lo que se esfuerzan por diversificar sus actividades y obtener ingresos fuera de los derivados del petróleo.

Por otra parte, el carbón, que ha proporcionado la mayor parte del tercio restante de la energía mundial total, ofrece una amplia provisión, aunque también es, en último término, agotable, provocando un incremento notable en la polución con riesgos climáticos previsibles con el aumento del bióxido de carbono en la atmósfera, así como un desgastamiento de la superficie terrestre, además de que las instalaciones para gasificar o licuar el carbón requieren cantidades enormes de capital y de agua.

Asimismo, la tecnología nuclear presenta problemas, dependiendo del uranio, otro consumible agotable, además de entrañar riesgos costosos de vencer, junto a los problemas de eliminación de residuos, aparte de aumentarse el riesgo de confrontaciones nucleares e incluso disponibilidad de bombas nucleares en manos de terroristas.

En resumen, aunque los reactores nucleares, la gasificación del carbón, las plantas de licuefacción y otras tecnologías semejantes puedan parecer avanzadas o futuristas, y, por consiguiente, progresistas, son, en realidad , frutos de un pasado de la segunda ola atrapado en sus propias y fatales contradicciones, con lo que, tal vez, algunas sean necesarias como expedientes  temporales, pero son esencialmente regresivas.

Por lo expuesto, se comprueba que, realmente, estamos al borde de un histórico salto tecnológico, y el nuevo sistema de producción energética que está naciendo requerirá una radical reestructuración de toda la cuestión de la energía, ya que no necesitaremos una cierta cantidad de energía, sino energía servida de muchas formas más variadas, en lugares diferentes y cambiantes, en diferentes momentos del día, la noche y el año y para finalidades insospechadas.

Sucede que, nunca en la Historia ha habido tantas personas entregadas a la búsqueda de nuevas fuentes de energía, encontrándose posibilidades que van desde las células fotoeléctricas, molinos de viento o aerogeneradores eólicos, plantas de biomasa, plantas geométricas y el aprovechamiento de la fuerza de las olas, junto a unidades de calefacción solar y torres de energía solar captada con espejos controlados, además de coches accionados con hidrógeno o por baterías.

La combinación de todas las nuevas tecnologías energéticas que surjan hará elevarse exponencialmente el número de opciones con lo que aceleraremos de modo espectacular la construcción de una base energética de la tercera ola., con características acusadamente distintas de las del periodo de la era industrial.

Ya que gran parte de su abastecimiento procederá de fuentes de energía renovables y no agotables, y, en lugar de depender de combustibles altamente concentrados, se nutrirá de una gran variedad de fuentes dispersas; en lugar de depender tan intensamente de tecnologías muy centralizadas, combinara la producción de energía centralizada con la descentralizada; y, en lugar depender peligrosamente de un puñado de métodos o fuentes, adoptara una forma radicalmente diversificada.

Las industrias de la década de 1950 (carbón, ferrocarriles, automóviles, caucho, etc.), basadas normalmente en principios electromecánicos, se irán quedando atrasadas y llamadas a desaparecer en las naciones industrializadas, siendo transferidas a los países en vías de desarrollo, donde la mano de obra es mas barata y la tecnología menos avanzada.

No obstante irán surgiendo con fuerza otras nuevas industrias como: la electrónica cuántica, la tecnología de la información, la biología molecular, oceánica y nucleónica, la ecología y las ciencias espaciales.

Según Toffler habría que considerar especialmente a cuatro grupos de nuevas industrias relacionadas entre sí, que con su desarrollo estaban llamadas a ser en las industrias vertebrales de la era de la tercera ola, trayendo consigo cambios fundamentales en el poder político y social. Estas son:

  1. LA ELECTRÓNICA y los ordenadores domésticos, sensores diminutos de todo tipo, calculadoras miniatura, instrumentos médicos, sistemas ópticos con fibras transportadoras de luz, etc.

El progreso de la miniaturización y aparición de microprocesadores y microcomputadores abre unos caminos de  progreso con aplicaciones en procesos comerciales y de fabricación  incorporándolos a todo tipo de objetos y sustentar una industria de nanotecnología y robótica  totalmente innovadora, con lo que la inteligencia, la imaginación y la intuición humanas seguirán siendo en las futuras décadas mucho más importantes que las maquinas por muy sofisticadas que sean o fueran.

La revolución electrónica y de la comunicación  catolizara la necesidad de información del género humano, haciendo cambios drásticos en el trabajo de las oficinas del futuro.

De tal manera, que Toffler ya vislumbraba la eliminación de las funciones tradicionales de la secretaria, como la mecanografía, convirtiendo los sonidos en palabras escritas. También adivino el teletrabajo o trabajo a domicilio con sus ventajas evitando desplazamientos con lo que sera posible amortizar el costo de los equipos necesarios en telecomunicaciones.

  1. LA INDUSTRIA ESPACIAL constituirá un segundo grupo de tecnologías que implicaran grandes adelantos tecnológicos para construir naves transportadoras, satélites y plataformas espaciales.

Asimismo la perspectiva de una fabricación espacial sin gravitación con temperaturas superaltas o superbajas llevara al descubrimiento de nuevas aleaciones y productos novedosos que no pueden ser fabricados en la Tierra por causa de la fuerza de la gravedad.. También será posible la explotación de excavaciones en la Luna u otros planetas para extraer materiales.

  1. LA EXPLOTACIÓN DE LAS PROFUNDIDADES DEL MAR proporcionara y asentara el tercer grupo de industrias emergentes, de manera que los océanos puedan ayudar a vencer el problema de los alimentos, desarrollando una inteligente acuicultura con cría de rebaños de peces , junto con cosechas de plantas acuáticas, además de la explotación de variedad de minerales como el cobre, cinc, estaño, plata, oro, platino y en especial los yacimientos de fosfatos para la producción de abonos para la agricultura terrestre.

Así, preveía la construcción de poblados y ciudades  acuáticas y factorías flotantes, después de inundar los mares de torres perforadoras de petróleo.

  1. LA INDUSTRIA BIOLÓGICA formara el cuarto grupo de industrias en la economía del mañana, y tal vez, sea la que ejerza el más poderoso impacto de todas. Así tendremos la ciencia genética que permite fabricar materiales vivos, encontrándose muchas aplicaciones comerciales a la nueva biología. Especialmente  desde 1973 con el descubrimiento del proceso recombinador del ADN, se obtuvo un salto cualitativo, creándose nuevos mercados para la nueva tecnología, por ejemplo, utilizando bacterias capaces de convertir la luz solar en energía electroquímica.

En el campo de la salud, muchas enfermedades de origen hereditario, que ahora resisten a todo tratamiento serán, sin duda, curadas o prevenidas.

Es posible que la biología reduzca o elimine la necesidad de petróleo en la producción de plásticos, abonos, ropas, pintura, pesticidas y miles de otros productos, además de  alterar radicalmente la producción de madera, lana, y otros artículos natrales.

La propia ingeniería genética podría ser  utilizada en la agricultura para aumentar la provisión mundial de alimentos, con cosechas más abundantes, que puedan desarrollarse perfectamente en suelos arenosos o salinos, cosechas que combatan las plagas, creando , por otra parte, nuevos alimentos y fibras , de manera que sea factible terminar con el hambre de la Humanidad en el futuro.

Lo incontestable es la certidumbre de que, en el transcurso de la tercera ola, la reunión de todas estos grupos de industrias junto a otros no mencionados conducirá sin remisión a liberar un torrente de innovación sin par en la historia humana, debiendo, eso sí, controlarse el que las tecnologías del mañana queden sujetas a limitaciones ecológicas y éticas más rígidas que las de la era de la revolución industrial.

También predijo la globalización de la economía mundial, dominada por las grandes corporaciones transnacionales y la industria bancaria y financiera que opera a velocidades electrónicas. Asimismo anunciaba un nuevo devenir político y social  que no voy a exponer ni analizar.

NOTA.-En otros dos post del blog se continuará analizando los libros sobre predicción del futuro  mencionados anteriormente y finalmente se expondrán las previsiones del autor.